El cannabis y el sexo

El cannabis es considerado por muchos como una droga que estimula el erotismo y mejora la calidad del sexo.

El cannabis se ha utilizado con fines sexuales en casi todo el mundo. La medicina tradicional india cuenta con afrodisíacos de marihuana que aseguran que tienen la capacidad de aumentar el tiempo de erección, facilitar la desinhibición o amplificar las sensaciones y el deseo. Y en Serbia, es tradicional una receta que mezcla marihuana, clara de huevo, azafrán y azúcar para elaborar un tónico que incita a un estado de ánimo erótico.

De este modo, en muchas sociedades hay quien recurre al cannabis para lograr un grado de desinhibición en el acto sexual o para volver a sentir o experimentar un deseo sexual que la rutina, el estrés o los problemas personales ha menoscabado.

En este sentido, la mayoría de los expertos coinciden en que la marihuana incrementa las sensaciones corporales, relaja y ayuda a desinhibirse, ya que el CB1, es un receptor del cerebro que se activa al fumar marihuana y nos predispone al sexo. Una de las misiones del CB1 es mejorar las sensaciones táctiles y la euforia en general. Esta es la razón por la que genera un incremento de la sensibilidad en todas las zonas del cuerpo.

Además, la marihuana tiene un efecto calmante y relajante asociado a una reducción del nivel de ansiedad y comparte con el alcohol el hecho de que, en pequeñas dosis, pueden ser desinhibidores durante el acto amoroso. A veces, la ansiedad que precede a una relación sexual puede arruinarla, porque disfrutar del sexo requiere de un cierto abandono que no siempre es posible.

Sin embargo, abusar de estas sustancias también puede tenir efectos contraproducentes, ya que puede provocar que el sexo normal, sin esas amplificadas sensaciones, pueda perder interés.

Otra de sus virtudes del cannabis relacionades con el sexo es que procura una mayor comunicación con la pareja, que puede traducirse en una relación de mayor intensidad. Aunque también es cierto que, cuando dos personas consumen, cada uno va por su lado y puede que las intenciones eróticas del primer momento se esfumen y se derive hacia la introspección.

En esta misma línia, hace unos años aparició en el mercado un lubricante con marihuana, diseñado para el placer femenino, que prometía lograr un placer eufórico natural.

El gel, que se aplica directamente en las partes íntimas, contiene aceite de cannabis medicinal (con THC y cannabinoides), procedente de marihuana cultivada en California. Está condimentado con aceite de coco, especialmente pensado para dar fragancia y, sobre todo, para evitar infecciones provocadas por los hongos. Según sus creadores, este producto permite disfrutar durante al menos 15 minutos de orgasmos continuados. Está pensado para que se promueva la lubricación natural, se reduzca el dolor y la tensión y se cree la relajación necesaria para disfrutar al máximo de la experiencia sexual.

Y esta misma semana, la feria Spannabis, que acaba de celebrar en Barcelona su 14 edición dentro de las World Cannabis Conferences, planteó una mesa redonda sobre sexo y cannabis. Allí se señalaron algunos de los beneficios de la marihuana antes del sexo y en dosis óptimas, es decir, bajas o moderadas.

Una de las ventajas señaladas sería la mayor resistencia en los hombres, una mayor sensibilidad, orgasmos más largos y una mayor disposición para los juegos previos. En cuanto a ellas, los beneficios serían una mayor humedad vaginal, la capacidad de control de los músculos vaginales, la capacidad de mayor excitación y la posibilidad de orgasmos múltiples.

Sin embargo, el resultado de las opiniones vertidas en el mismo auditorio resultaron ser dispares en lo que se refiere a los hombresy a las mujeres. Ellos se mostraron de acuerdo en los beneficios del cànnabis, mientras que ellas se mostraron divididas, ya que muchas mujeres señalaron que la marihuana les producía efectos negativos, como la sequedad vaginal.