Síntomas del alcoholismo

El síndrome de abstinencia, en sus formas leves y graves, no es sino un final casi obligado de la enfermedad alcohólica. Pero el bebedor habitual padece una larguísima serie de signos y síntomas que le convierten en un enfermo crónico. Algunos de ellos son:

  • Jovialidad exagerada, con indiferencia optimista ante una problemática que no sabe asumir ni comprender.
  • Dificultad de concentración y en ocasiones desorientación tempo-espacial, confundiendo los lugares en los que se encuentra o el momento en que está realizando alguna actividad.
  • Trastornos de memoria, destacando las denominadas ‘lagunas’, períodos de amnesia sobre los acontecimientos que se produjeron durante los episodios de intoxicación aguda. En ocasiones, la persona intenta llenar estos vacíos de memoria con fabulaciones o imaginaciones.
  • Irritabilidad y susceptibilidad. No tolera contradicciones ni frustraciones, y responde a ellas con agresividad. Sospecha del comportamiento hacia él de cuantos le rodean y teme siempre que pretendan dañarle.
  • Incapacidad para ejecutar planes expuestos verbalmente, por la dificultad que tiene para entender una larga serie de razonamientos y para establecer proyectos de futuro.
  • Promesas reiteradas de resolver sus problemas, que incumple siempre.
  • Justificaciones y excusas constantes para cuantas cosas ha dejado de hacer o ha hecho incorrectamente. No asume nunca su responsabilidad y menos aún admite que sus problemas radiquen en la bebida.
  • Celos patológicos del conyugue o la pareja. Puede ser una situación leve, que sólo se presenta durante los episodios de intoxicación aguda, o más grave y que persiste en las fases de abstinencia.
  • La depresión es muy frecuente entre quienes consumen alcohol inmoderadamente. En muchas ocasiones, son los síntomas depresivos los que hacen que la persona consulte al médico, descubriéndose entonces su adicción al alcohol, que quizás ni él mismo sospechaba. También hay que considerar aquí que algunas personas depresivas buscan precisamente en el alcohol un remedio para su estado, agravando de este modo su problema..